Últimos temas
» ¿Quieres rolear?
Mar Abr 11, 2017 1:21 pm por Rapunzel

» Un último paso • E. Fitzherbert [FB]
Mar Abr 11, 2017 1:18 pm por Rapunzel

» [FB] Inflexión - Tinkerbell
Lun Abr 10, 2017 2:52 pm por Tinkerbell

» Look who's here - Killian
Lun Abr 10, 2017 1:44 pm por Killian Jones

» Black Fairy ID
Lun Abr 10, 2017 1:16 pm por Killian Jones

» Once Upon a Time: Eternal Tale || Normal [Denegada]
Lun Abr 10, 2017 12:32 pm por Killian Jones

» Saint Lorene | Af. normal aceptada
Vie Abr 07, 2017 1:32 pm por Invitado

» Hotel LeBlanc [Confirmación Normal]
Mar Abr 04, 2017 9:33 pm por Invitado

» Let Them Eat Cake Af. Normal Denegada
Mar Abr 04, 2017 7:00 pm por Invitado


Evil Queen | ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Evil Queen | ID

Mensaje por Regina el Vie Mar 24, 2017 12:16 am







Nombre
Regina - Evil Queen
Grupo
El Dominio
Rango
Queen
Cuento
Snow White
Play by
Lana Parrilla







Siendo la única hija de Cora -aparentemente- y el príncipe Henry, Regina creció viviendo en uno de los palacios de la familia de su padre. Siendo el quinto en posición para heredar el trono, a la madre de la morena poco le importaba el hombre, sino su importancia dentro de la sociedad.
Habiendo perdido su esperanza de llegar al trono, concentró todos sus esfuerzos en Regina quien, en un principio, intentó seguir los pasos de su madre. Hasta que el chico del establo se apareció.
Joven, ilusa y ansiosa de ser amada, la joven Regina cayó perdidamente enamora de Daniel, con quien pasaba gran parte de sus días y -a escondidas de su madre- algunas de sus noches aventurándose en lo que creía sería su amor verdadero.

La repentina aparición del rey Leopold y su hija, Snow White, dio una vuelta de 180° a la vida de la joven. Pronto se vio obligada a casarse con un hombre que casi le doblaba la edad, tan solo por haber hecho lo que cualquier persona con sentido común haría; salvar a alguien en peligro. ¿Cuando iba a imaginarse que rescatar a Snow de un descontrolado corcel le valdría una cadena de por vida?

Planeó fugarse con su amado, cometiendo el error de confiar el secreto a la pequeña que parecía no tener filtro para decir las cosas. Snow rompió su promesa y, con ello, el corazón de Daniel en el proceso. Si bien fue Cora quien lo hizo en realidad, fue la traición de la niña la que ocasionó la muerte del chico del establo.

Aceptando el destino impuesto por Cora, Regina juró vengarse de Snow, haciendo de su vida un calvario, tal como ella lo hizo al arruinar su final feliz. El convertirse en su madrastra parecía que aceleraría el proceso, así que aceptó la propuesta del rey y, antes de darse cuenta, estaba rodeada de halagos, joyas y poder. Lo único que le faltaba era amor y atención. Pero entonces apareció alguien que traía consigo un sustituto mucho mejor.

Rumpelstilskin fue un pilar muy importante en su vida -se arriesgaría a decir que incluso uno de los principales- enseñándole todo lo que había qué saber en cuanto a la magia. Pronto descubrió que era mejor ser temida que amada, pues era la única forma en que no saldría lastimada.
La magia llenaba un poco el vacío de su corazón, pero aun existía un hueco que parecía imposible de ser llenado. El rey se interesaba más en su pequeña habladora que en su esposa y, si era sincera, tampoco es que anhelara su atención. Si algo tenía muy en claro es que jamás llegaría a amar a ese hombre, ¿Pero acaso podría amar a alguien más? Tal parecía que Daniel se había llevado a la tumba su corazón.

Fue Tinkerbell, una atolondrada hada la que le hizo ver que su amor verdadero aún estaba ahí afuera, más precisamente a unas aldeas de distancia bebiendo cerveza en una vieja taberna. Regina únicamente alcanzó a ver el tatuaje en su muñeca y salió corriendo antes de si quiera cruzar palabras o ver el rostro del hombre, sin saber que pasarían varios años antes de volver a verlo.

Tras la trágica y -accidental- muerte del rey, Regina tomó al reino bajo sus poderosas manos y utilizó su posición para convertir a Snow en una paría. Todo parecía ir viento en popa, haciendo y deshaciendo a su antojo, pero sin llegar a disfrutar del todo las ganancias de sus acciones. No descansaría hasta tener la cabeza de Snow en un plato.

¿En qué momento los Charming dieron el giro a la historia? El reinado de terror de la ‘Evil Queen’, como había sido llamada inicialmente por su enemiga, estaba llegando a su fin, obligándola a refugiarse en su castillo y hacer uso de todo -que no era mucho- auto control que poseía para no matar a todos.

Apareció en medio de la boda real, amenazando a los aldeanos y a sus gobernantes con destruir sus finales felices, algo que no le importaba hacer pues sabía que ella no tendría uno de igual forma.

Si bien en un principio había dudado si lanzar o no la maldición que Rumple había creado pero, tras ser destronada, encontró la seguridad que faltaba. Pero no todo era tal fácil como podría esperarse; los ingredientes eran difíciles de reunir, y algunos de ellos casi imposibles. Entre ellos se encontraba el tomar un mechón de pelo de diferentes criaturas, pero teniendo una vida tan ocupada -y perseguida- como la reina tenía, decidió enviar a algunos de sus soldados a por ello.
Encargados de resguardar el objeto dentro de una pequeña caja de oro -más por capricho que por necesidad-, fallaron en su misión tras ser atracados por Robin of Locksley, causando la furia de Regina.

Movió cielo mar y tierra hasta que encontró al ladrón, curiosamente en la taberna que visitó años atrás acompañada de una molesta hada de vestido verde. Para su sorpresa, el joven ladrón era el mismo hombre que cientos de noches atrás se había iluminado con el polvillo de hada, mostrando al león tatuado en su muñeca.

Si bien el plan inicial era arrancarle el corazón y hacerlo polvo sin mirar atrás, algo dentro de ella le obligó a contratar los servicios del apuesto hombre que, con el paso de los días, lograba poner sus nervios de punta y le hacía enojar con tan solo respirar su aire. Pero, ¿Para qué negarlo? Le hacía enojar más cuando no estaba cerca de ella.

Meses después, casi un año para ser exactos, todo estaba listo para que la maldición fuese lanzada. En un principio le costó decidirse por qué era lo que más amaba en el mundo y, con gran pena, arrancó el corazón de su corcel para lanzarlo a las llamas. De más está decir que no funcionó y, tras una consulta -nada pacífica- con Rumple, descubrió que era porque esa clase de amor no era tan fuerte.

Tomando medidas más drásticas, y en acciones que la obligarían a arrepentirse por el resto de su vida, Regina tomó el corazón de su padre sintiéndose partir en dos. El acto más atroz que había cometido en su vida y, en un instante descubrió, serviría de nada. La desesperación la embargó, ¿Había matado a su padre por nada? La maldición debía estar mal, en algo debía de haber errado. ¿Acaso había alguien a quien pudiera amar más que a su padre? Fue entonces cuando una puesta sonrisa cruzó por su mente. ¡Maldito ladrón! Robin había robado algo que, hasta ese momento, no sabía que le pertenecía. Pero, ¿Valía la pena arriesgarse una tercera vez y perder a la única persona que le quedaba en la vida? El precio era demasiado a pagar y, por primera vez, Regina tuvo miedo, así que desistió.

Al final las cosas fueron para mejor; sus sentimientos eran, para su sorpresa, correspondidos, y pronto comenzó lo que sería una curiosa historia de amor.

La tranquilidad duró poco; los dos idiotas que quedaron a cargo del reino decidieron entregarlo al nuevo idiota. Sí, en la mente de Regina todos eran idiotas, quizás excepto Robin -y en algunas ocasiones incluso él lo era-. El reinado de terror de la morena se vio eclipsado por Hyde, algo que no podía permitirse pero, a cambio de unos cuantos años de tranquilidad junto a su nuevo esposo, podían bien valer la pena.

Siete años después, la pareja se mantenía neutral por decirlo de alguna manera, pues no apoyaban el régimen de Hyde, pero tampoco hacían nada por ayudar a los Charming. Ellos causaban terror por su cuenta, y únicamente para evitar el aburrimiento. Fue en una de esas sesiones de diversión que la morena escuchó un pequeño llanto entre las casas incendiadas de los aldeanos, producto de su último juego; flechas en llamas. Junto a Robin rescató al pequeño bebé quien, con tan sólo una mirada logró levitar el arco del hombre y, con una sonrisa, hechizar el corazón de la reina.

El deseo de Regina por tener hijos, si bien en la juventud había sido inexistente y la obligó a tomar una poción que le impediría hacerlo, con el paso de los años se fue convirtiendo en una constante. Decidieron criar al bebé, Ethan, como si se tratara del hijo biológico de la pareja, y nadie tenía razones para negarlo; parecía la mezcla perfecta de ambos.

El niño creció entre las paredes del castillo, escuchando las peleas de sus padres que duraban poco más que un suspiro y terminaban en situaciones nada aptas para menores. Regina se encargó de enseñarle a controlar su magia, mientras que Robin ayudó a perfeccionar el talento innato que parecía tener con el arco.

Desgraciadamente la felicidad de la pequeña familia se veía ensombrecida por la difícil situación que atravesaba el bosque encantado y, sabiendo que se acercaba una guerra, los padres de Ethan decidieron tomar cartas en el asunto.

Separándose a los ojos del mundo, Regina tomó partido por Hyde, mientras que Robin llevó a su hijo consigo para apoyar a los Charming. Poco podían imaginar que en realidad todo era una treta que se extendería por casi 10 años, donde pasaban cada momento posible juntos y, más de lo que hubiesen deseado separados, para guardar las apariencias ante ambos grupos. Fueron pocos quienes descubrieron el engaño, apenas media decena de aldeanos durante los años, pero Regina se encargó de modificar sus recuerdos para mantener a salvo a su hijo y esposo.

Hasta ahora, las cosas siguen tal y como las planearon, buscando el beneficio de su familia sea cual sea el bando ganador.




Evil. Sassy. Brat. Queen.

Since when do i care about anyone’s happiness but mine?

Veamos... desde hace, ¿28 años? Sí, probablemente sea el momento correcto. Para ser una persona que únicamente se preocupaba por sí misma, Regina desarrolló una inevitable atracción física y emocional por el hombre que el destino había marcado para ella. ¿Quién diría que la polilla  tenía razón? Además, al pequeño y selecto grupo de personas por las que la reina se preocupa, se agregó Ethan, quien goza de permanecer en el pedestal imaginario -y algunas veces tangible- que su madre ha hecho para él. Es sumamente protectora para aquellos a quienes ama, y no lo piensa dos veces antes de destruir a quien intente dañarlos.


You may have been a princess, but you will never be a queen.

Perteneciente a la realeza desde la cuna, pero obteniendo el título únicamente después de casarse con el Rey Leopold, Regina ha hecho uso de su título como pocos podrían llegar a hacerlo. Sabe que la corona conlleva más que una simple linea genética, sino un estilo de vida y actitud que pocos pueden llegar a tener.

Para ella importa poco o nada el resto del mundo, simplemente por el hecho que ella vale más que cualquier otro.


Evil isn’t born, it’s made.

Nadie nace siento totalmente malo, ¿O sí? Son las decisiones que toman nuestros padres, y posteriormente nosotros mismos, las que guían nuestro camino y conllevan a la vida que inconscientemente elegimos. Sus vivencias la han hecho lo que es hoy en día, guardando un pasado que llenó su presente de odio y rencor hasta el punto de no retorno.









Mensajes :
4

Fecha de inscripción :
23/03/2017

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil Queen | ID

Mensaje por Killian Jones el Sáb Mar 25, 2017 4:30 am

A veces hay que tomar decisiones difíciles para ser felices, ¿cierto, majestad?, esperemos que nadie más se entere del engaño...

FICHA ACEPTADA
Mensajes :
64

Fecha de inscripción :
03/03/2017

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.