Últimos temas
» ¿Quieres rolear?
Mar Abr 11, 2017 1:21 pm por Rapunzel

» Un último paso • E. Fitzherbert [FB]
Mar Abr 11, 2017 1:18 pm por Rapunzel

» [FB] Inflexión - Tinkerbell
Lun Abr 10, 2017 2:52 pm por Tinkerbell

» Look who's here - Killian
Lun Abr 10, 2017 1:44 pm por Killian Jones

» Black Fairy ID
Lun Abr 10, 2017 1:16 pm por Killian Jones

» Once Upon a Time: Eternal Tale || Normal [Denegada]
Lun Abr 10, 2017 12:32 pm por Killian Jones

» Saint Lorene | Af. normal aceptada
Vie Abr 07, 2017 1:32 pm por Invitado

» Hotel LeBlanc [Confirmación Normal]
Mar Abr 04, 2017 9:33 pm por Invitado

» Let Them Eat Cake Af. Normal Denegada
Mar Abr 04, 2017 7:00 pm por Invitado


Ariel | ID.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ariel | ID.

Mensaje por Ariel el Dom Mar 26, 2017 12:39 am







Nombre
Ariel
Grupo
La Resistencia
Rango
Princesses | Mermaids
Cuento
The Little Mermaid
Play by
Alina Kovalenko







Ariel es la séptima hija de una pareja feliz, proveniente del Reino de Atlántica. Su padre, Tritón, no era nada más ni nada menos que un elemental: El rey del mar; mientras que su madre fue una hermosa sirena de impactante voz, que día a día deleitaba al Reino con sus hermosos cantos en los pequeños recitales que se organizaban al pie del Castillo Real. Desde muy pequeña, Ariel ha pecado con su incesante curiosidad por recorrer cada parte del Océano en un intento por conocer más de su mundo, lo cual, sin ninguna duda, le ha metido en más de varios problemas durante su corta vida. En estas cortas travesías conoció a quien sería su mejor amigo, Flounder, un pequeño y temeroso pez que jamás abandona su lado, ni siquiera en los momentos de mayor peligro que ocasionalmente viven durante sus exploraciones.
Sin embargo, sus pequeños viajes fuera del Castillo cesaron una vez que su madre, la Reina Athena, falleció tras ser capturada por humanos en un día soleado, cuando la familia descansaba en la superficie. Después de dicha tragedia, el Reino perdió notoriamente gran parte de su alegría. Ya no habían celebraciones, ni banquetes, ni desfiles, ni música. Todo, absolutamente todo, se había apagado en su Reino. El odio creciente del Rey Tritón por los humanos creció considerablemente hasta el punto de prohibir todo tipo de contacto entre Sirenas y Hombres, por lo cual ningún habitante del mar tenía autorización de subir a la superficie.
Sin ninguna objeción, sin ninguna excepción.

Las heridas internas del Reino de Atlántica solo pudieron sanar con el transcurso del tiempo, cuando la música volvió a abrirse paso durante cada rincón. Eran Ariel y sus hermanas las encargadas de protagonizar los recitales, en donde bailaban y cantaban con tal suavidad que constantemente atraían a seres acuáticos de los lugares más recónditos del océano. Las sonrisas y las risas volvían a aparecer paulatinamente, en conjunto con la alegría, de modo que una vez más, las luces del Reino volvieron a brillar con la misma intensidad de antaño.
Las travesuras de la pequeña Sirena volvieron nuevamente, y solía abandonar su hogar para sumergirse en aguas más profundas en un intento por conocer más allá. Durante cada paseo, encontraba objetos perfectamente colocados en la profundidad del mar. No sabía, por supuesto, identificar qué cosas eran, pues eran objetos que jamás antes había visto, por lo cual solía llevárselos consigo en un intento por estudiarlos, e identificar sus funciones. Dichos objetos resultaban incómodos en la presencia de su padre, pues el Rey era consciente de que provenían de la superficie. Objetos Humanos. De modo que le eran arrebatados de sus manos una vez que los llevaba consigo a casa.
Molesta e irritada, Ariel comenzó a coleccionar de forma clandestina todos y cada uno de los objetos humanos que encontraba en una pequeña cueva, de la cual solo Flounder estaba enterado. Allí, la sirena permanecía horas observando sus nuevos objetos , por lo que poco a poco, su curiosidad sobre el mundo humano comenzó a crecer. ¡Eran objetos maravillosos! ¿Verdaderamente era un mundo tal abominable y cruel?

A la corta edad de dieciséis años, y tras varios problemas previos, la sirena emergió a la superficie por primera vez luego de presenciar luces extrañas y resplandecientes en el cielo. ¡Era un barco, y alrededor había millones de luces que explotaban en diferentes colores! Atraída por su curiosidad, la sirena se acercó lo suficiente y desde las sombras observó lo que era una fiesta humana… Y allí, no a mucha distancia de donde estaba, lo observó por primera vez: Un humano, moreno, y de gran estatura… Realmente apuesto, acompañado por un animal fiel quien parecía ser su mejor amigo. Le fue imposible no enamorarse, y sin darse cuenta permaneció allí, sentada sin más, observando…
Hasta que un rayo tocó las velas del barco, haciéndolo naufragar. Fue Ariel quien se encargó de dejar al humano en una de las costas cercanas, y rápidamente regresó al mar con el corazón retumbando en su pecho. Se había enamorado de un humano, una de las bestias que su padre tanto odiaba, un ser que habitaba en una tierra y mundo prohibidos para ella.

Más sin embargo, un nuevo conflicto se apoderó del Reino marino: La Bruja del Mar había de vuelto a la normalidad a los seres que les habían vendido su alma, con la condición de que le sirvieran eternamente hasta lograr su propósito; el cual era, por supuesto, asesinar al Rey Tritón.
No había forma de que la pelirroja abandonase su hogar con la creciente guerra, y su necesidad de ver al Príncipe se hacía cada vez más dolorosa… No obstante, estos sentimientos debía enterrarlos, pues era la tarea de Ariel y sus hermanas reclutar a la mayor cantidad de seres marinos para la protección del Reino de Atlántica. La Sirena ha llegado lo suficientemente lejos, hasta el punto de subir constantemente a la superficie en busca de información. ¿Quién era Hyde? ¿Y qué era el Bosque Encantado?

Su Reino parece estar en ruinas, y su padre luce cada vez más viejo y cansado. La idea de solicitar ayuda al Mundo Humano se le hace cada vez más tentadora. Y la idea de ver nuevamente al Príncipe se ha vuelto más una necesidad que nada más.







Se trata de una chica noble, tranquila, pero al mismo tiempo estamos viendo a una chica que pese a ser tranquila, es una aventurera de corazón, amante de la adrenalina y todas sus consecuencias. Juguetona, infantil, tierna y muy curiosa. Es una chica que sabe lo que quiere y hará lo que sea para conseguirlo, cueste lo que cueste. De alma noble, que adora ayudar a los demás a pesar de no tener demasiado para hacerlo; le es imposible pensar en ella misma ante que en sus seres queridos. Curiosa. Curiosa como ella sola y un tanto altanera en cuanto al tema de su libertad, pues su único deseo verdadero es simplemente conocer y aprender, además de explorar y conocer todo aquello que se le estuvo prohibido durante toda su vida. Tiene una sed de conocimiento impresionante. Es una chica muy lista, aunque por desgracia, también es una chica muy impulsiva. Quizás es éste el mayor de todos sus defectos... Porque se deja llevar por lo que siente, y pese a su gran capacidad de pensamiento, ella  no puede pensar del todo en sí misma. No piensa cuando hace las cosas... Sólo las hace. Su determinación es quizás su mayor valor, al igual que su valentía. Sus problemas los afronta con la frente en alto y un ceño fruncido, sin siquiera pararse a estudiar las consecuencias de sus actos.
Una mujer entregada a sus sentimientos, y que lucha fervientemente por la felicidad de sus seres amados.

Mensajes :
3

Fecha de inscripción :
23/03/2017

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Ariel | ID.

Mensaje por Killian Jones el Dom Mar 26, 2017 3:29 am

El amor, el amor a la familia... a lo desconocido...Dificil decisión, sirena, ¿qué harías por mantener a salvo tu reino sin perderte de amar?

FICHA ACEPTADA
Mensajes :
64

Fecha de inscripción :
03/03/2017

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.